3 bosques y 1 cuento


Andrés (6 años). Acuarela, rotulador y cera.

Álvaro (3 años)

Mar (4 años)

El gatito Gris 
Gris era un gatito pequeño y redondo. Tenía la cabecita blanca, las patitas negras y la colita y el cuerpo de color gris, por eso se llamaba Gris.
Gris vivía con su mamá en una esquinita del bosque. Un día  salió a pasear, y saltando y jugando… se perdió!. Pronto se hizo de noche y el bosque quedó tan oscuro que no se veían ni las flores del suelo. El gatito si veía la luna y las estrellas, pero con tan poca luz no lograba encontrar a su mamá.
Buscó detrás de un árbol, pero no estaba. Miró detrás de una seta, y tampoco. Siguió buscándola detrás de los manzanos, de los pinos, de todas las setas y árboles del bosque… sin suerte. Y entonces se encontró con una mariposa
- “mariposa -le preguntó- ¿has visto a mi mamá?... me he perdido en el bosque y no consigo encontrarla”
- “lo siento, gatito - respondió la mariposa - yo soy muy pequeña y vuelo muy bajo. Y la seta en la que estoy apoyada también es pequeña… desde aquí no puedo ver dónde está tu  mamá”
Gris se marchó muy apenado y siguió buscando a su mamá por el bosque… Y de repente, en lo más alto del pino más alto, encontró un pajarito. Al verlo tan triste, el pajarito le preguntó:
- “¿qué te pasa, gatito?, ¿puedo ayudarte en algo?”
- “estoy perdido en el bosque -respondió Gris- y no encuentro a mi mamá. ¿Tú sabes dónde puede estar?”
- “espera que miro… -le contestó- yo vuelo muy alto e igual consigo verla…”
- “¡Uyyyy! -exclamó al cabo de un rato- ¡creo que veo algo!: ¿tu mamá tiene la cabeza blanca, las patas negras y la cola y el cuerpo de color gris?. ¿Como tú, pero más grandes?, ¿si?, ¡¡¡entonces estoy viendo a tu mamá!!!. Ve por detrás del pino que hay junto a mí, luego detrás del manzano, después camina hasta la  seta morada.  Y justo después, en una esquinita, encontrarás a tu mamá”
Y el gatito así lo hizo, y enseguida vio a su mamá, que estaba muy preocupada. ¡Qué contentos se pusieron los dos cuando se encontraron!. Y aunque mamá estaba enfadada con Gris por haberse ido solo al bosque, enseguida lo perdonó, en cuanto él la prometió que no volvería a alejarse nunca más sin su permiso... 
Y Gris y su mamá se quedaron en su esquinita del bosque, donde vivieron seguros y felices
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado 

Un cuento ideado por Mar y su mamá.