Juegos de luz (2)

Para jugar solo necesitas un foco (la luz de un viejo proyector es perfecta), una sábana o un plástico blanco tensados al techo y tu sombra, o la sombra de cualquier objeto que te inspire.
¡Y muchas y buenas ideas!.
Puedes recortar figuras en cartón e inventar historias con ellas (Fig. 1-3. El mago y su chistera), o crear escenarios colocando delante de la fuente de luz un acetato coloreado con rotuladores (Fig. 7. Buceando bajo el mar). Si mueves rítmicamente acetatos de varios colores delante del proyector y utilizas un colador como micrófono, te convertirás en un cantante de éxito! (Fig. 9), y si unes tu cuerpo al de varios amigos y extiendes luego los brazos, en un gigantesco pulpo (Fig. 6).
Crea tus guiones, juega, experimenta, investiga con tu propia sombra... las posibilidades son infinitas: ¿listo para contar historias?



No hay comentarios:

Publicar un comentario