Alfanhuí



De las cosas que había en el jardin del sol.
El jardín del sol tenía un castaño, junto a la valla, que echaba sus ramas hacia la calle. Los veranos se ponía allí una cigarra que cantaba durante toda la siesta []
Pero lo más importante del jardín del sol era el pozo. Era muy hondo y tenía el agua muy clara, y a medio nivel se veía un arco oscuro que abría una galería. Alfanhuí tenía mucha curiosidad por aquello, y un día se descalzó y bajó al pozo. Metió los pies en el cubo y se descolgó, soltando la soga poco a poco, hasta que llegó a la altura de la galería. Puso un pie en el umbral y vio que el agua le llegaba por media pantorrilla []. Por las paredes bajaban hilos de agua y estaban llenas de musgo empapado
Siguió avanzando y entró a una especie de cueva en forma de campana, cuyas paredes estaban forradas de gruesas raíces. Entendió que aquello era la base del castaño. La cueva no era muy grande y tenía en el medio como un laguito de agua verdosa, en el que pescaba una columna de raices largas y finísimas que colgaban del techo, como una cabellera. Alfanhuí vio que los hilos que bajaban del techo eran de dos maneras: por unos subía el agua verde del charquito y por otros bajaba luz [].

De la primera industria que con el castaño se hizo
En las noches que siguieron, Alfanhuí y su maestro estudiaron la cuestión del pozo y del castaño. Descubrieron que las raíces que colgaban del techo eran las venas de las hojas y cada una de ellas iba a una hoja y subía el agua, para darle color. Las que bajaban eran venas de regreso, que sorbían la luz del sol y la bajaban al lago. Así, cada hoja tenía dos de estos hilos. Si Alfanhuí sacaba del agua una de las venas ascendentes, al poco rato la hoja a que pertenecía perdía el color y se quedaba blanca []
El maestro preparó varios líquidos de colores vegetales hechos con pétalos de flores o con zumo de frutas. Una vez hecho esto, Alfanhuí tendió en la cueva varios alambres como de tender ropa. Sacó de la cabellera de raíces todas las ascendentes y las dejó colgando de los alambres, de modo que no llegaran al agua.
Aquella noche dejaron que el castaño reposara y, a la mañana siguiente, todas las hojas se habían vuelto blancas. El maestro y Alfanhuí se alegraron mucho y se dispusieron a hacer el experimento.
Alfanhuí fue bajando una a una seis tinas de madera, como el maestro le había pedido. Luego sumergió en cada tina las puntas de cada manojo de raíces. Bajó luego a la cueva seis cántaros con líquidos de colores y vertió uno en cada tina.
Alfanhuí subió a reunirse con su maestro, y ambos se sentaron en el jardín mirando al castaño. Pasó un poco de tiempo y vieron cómo algunas de las hojas empezaban a teñirse de naranja. Más tarde subió a las hojas el zumo violeta. Ya había dos colores. Luego fueron subiendo uno a uno el azul, el rojo, el amarillo y el negro. A las dos horas, todas las hojas estaban teñidas y el castaño era como un maravilloso arlequín vegetal. 
Alfanhuí y su maestro hicieron fiesta aquel día y adornaron la casa con ramos y guirnaldas de colores. 
Rafael Sánchez Ferlosio, "Industrias y andanzas de Alfanhuí"

Árboles de cartulina y acuarela realizado por alumnos de 4 a 8 años. 

7 ejercicios de carbón


 
Isabel (grupo adultos) Carbón y tiza sobre papel gris

 Malena (11 años), Nicolás (9 años).

 Malena, Mateo (9 años)

Clara (10 años), Olalla (7 años)

Mamá

"... Somos lo que más quieres del mundo, mamá, por eso hoy te regalamos el mundo entero!"


El diseño de la ropa es obra de los pequeños: a partir de sus dibujos (y con la inestimable ayuda de Photoshop), nosotros hemos creado unas marionetas que incluyen las cabecitas de toda la familia.
Luego solo hay que recortar las piezas con cuidado y unirlas entre sí con encuadernadores de papelería: ¿a que molan?

El dia y la noche

Inspirados en los dibujos de la artista norteamericana Karla Gerard, hoy hemos experimentado con los colores que bañan la noche y con aquellos que iluminan los días de sol. Y ahora ya sabemos que "la noche es azul, y el día amarillo..." (Álvaro, 5 años)


 
 
Selección de acuarelas con reservas de cera realizadas por alumnos de 5 a 7 años. 

¡Oh, mi lindo bodegón!




Bodegones en carbón y acuarela realizados por alumnos de 6 a 11 años a partir de composiciones del natural.

Mi juego Memory (2)

No son nuestros primeros memory (podéis ver alguno más pinchando en marzo de 2013), pero es una actividad tan completa y lúdica que hemos decido repetir aquel éxito  de temporada. Y en esta ocasión los hemos hecho para papá, porque hoy es su día, y porque necesita jugar con más frecuencia: ¡ya veréis cómo se lo pasa!.
Os presentamos una selección de nuestros mejores memorys:


 Alejandra, Clara y Mar eligieron animales. 

Héctor, Sergio y Álvaro, alegres monstruos de colores

Gonzalo y Olalla, frutas y hortalizas.

Malena dibujó personajes, y Germán medios de transporte.
 
  Y finalmente, Nicolás y Mateo optaron por una poética abstracción

 Imposible decidir cuál de ellos nos gusta más